¿QUIÉNES SOMOS?

Distribuidora SAN ROQUE somos una empresa familiar fundada en 1983 para comercializar y distribuir productos para el automotor en las provincias de Catamarca, Tucumán, La Rioja, Salta y Jujuy. A partir de allí hemos recorrido un largo camino, incorporando nuevos productos de diversas empresas reconocidas a nivel nacional e internacional.

Pensando en los clientes es que queremos aprovechar nuestra logística especializada sumando un nuevo canal de venta a través de la tienda online y aumentando la presencia en las redes sociales, ofreciendo una alternativa más a la comunidad desde una empresa local con casi 36 años de trayectoria.

Lo invitamos a conocer nuestra tienda donde encontrará productos de primera calidad, al mejor precio y desde la comodidad de su hogar. 

POLÍTICA DE CALIDAD. 

Se manifiesta en el deseo de alcanzar un crecimiento, económico. Administrativo, social y de reconocimiento, mediante el compromiso de cumplir con las expectativas y necesidades de nuestros clientes, proveedores, dueño y comunidad en general, mediante el mejoramiento continúo de nuestros procesos con la eficiente participación y apoyo de nuestro talento humano.

 

HONESTIDAD

Es la conducta recta, honrada que lleva a observar normas y compromisos así como a actuar con la verdad, lo que denota sinceridad y correspondencia entre lo que se hace, lo que se piensa y lo que dice. Esta cualidad se observa en el personal de DISTRIBUIDORA SAN ROQUE; que actúa con justicia, con apego a la moral y conforme a la ley.

RESPETO

Es el trato educado y digno que reconoce la igualdad y diversidad de las personas, evitando las discriminaciones, siendo consecuentes con la palabra dada, aceptando las opiniones de los demás, y evitando las actuaciones y comentarios que puedan molestar. 

LEALTAD

Actuar con respeto, fidelidad, rectitud y sentido de pertenencia, sin que nuestro comportamiento ocasione perjuicio a nuestros clientes, proveedores y a la empresa.

RESPONSABILIDAD

Hacer las cosas de la mejor manera, de tal forma que nunca se perjudique al otro; asumir las consecuencias de nuestras palabras, acciones, decisiones y compromisos contraídos.